lunes, 20 de noviembre de 2017

Sin sentido







Tuvo presentimientos. Sabía que ya los boirritmos estaban locos y que todo estaba abocado a un final bastante doloroso...

Se comió una docena de pasteles. Un solomillo a la plancha y crema de pimienta a las 1 de la mañana. 7 racimos de uvas,6 manzanas y una gominola. Sabía a ojos cerrados que todo estaba cambiando; que ya no era el mismo cuando escribia versos ( por cierto: se comió la hoja de su ultima poesía con un poco de sal por ser marina )...Se enamoraba en otoño cuando pertenecía en primavera y se iba a piscinas en invierno cuando correspondía en verano...Le ladraba a los gatos sin saber porqué y mahullaba en la azotea para enfurecer a los perros de la vecindad.

Se miraba al espejo de espaldas; peinándose la nuca con la luz apagada...A veces el cuchillo era el tenedor y el tenedor un instrumento para rascarse la espalda. SIN DUDA TODO HABÍA CAMBIADO...

Se compró lotería de Navidad con la esperanza de que llegara una alienígena para sacarlo de la pobreza y hasta se apuntó de guía por si la alienígena era japonesa...Sin duda todo estaba cambiando. Le pedían nombre y apellidos y el respondía desde el último hasta su nombre. Los vasos de agua los llenaba alreves y sin darse cuenta, a veces hablaba alrevés: Para decir buenos días decía..."said soneub riced araP"; cosa que lo confundían por un Israelita por parecerse al idioma.

Todo cambiaba inexorablemente. Los osos polares estaban esqueléticos, las focas estaban desconocidas y los esquimales subían y subían hacia el norte hasta reunirse todas las tribus en 10km a la redonda para pescar.

Soñaba cosas raras que eran muy reales; cosas que eran del día a día y sin embargo cuando despertaba, hablaba en sueños...TODO ESTABA AL REVES Y SIN REMEDIO. Hasta que un día y sin esperarlo, todas las estaciones eran las de siempre y la gente se saludaba por la calle y los Esquimales volvieron al sur. La flores florecían a su tiempo y se respiraba un aire sano en Madrid y hasta los osos polares engordaban comiendo salmones...Pero amigo mío hasta en los malos tiempos, tenemos pesadillas;  le dijo su psiquiatra comiéndose una cáscara de plátano...



Una melodía sin sonidos



El silencio es mi amigo por venir de mi corazón...Hay gente que le tiene miedo al silencio porque se cree que en el hay un monstruo, pero no es cierto. El silencio es una de las cosas más bonitas que he vivido en esta vida por venir del amor y la sabiduría. Adoro el silencio porque en el está mi voz que fluye y fluye hasta transportarme allá donde jamás imaginé...

Adoro lo música, la gente al escucharla, la voz de quién me sigue en mi blog...adoro a mi gata que me maulla para que la caricie o quiere que le requiera atención...

Pero lo creamos o no, nuestro silencio es algo mágico; un ser de enormidad al que mucha gente le tiene miedo y sin embargo, somos nosotros mismos a todas luces.

Ahora mi cuarto está en silencio. Mi gata duerme a mi lado y yo, ahora, sinceramente no quiero más que silencio...



martes, 14 de noviembre de 2017

La vida sale al encuentro



Algo dejó de funcionar. Los días eran los mismos y sus emociones latían con su corazón. El sentido de la vida se le mostraba multicolor respirando a vida a cada paso, a cada mirada, a cada pensar...¿cómo podría dejar de vivir en un futuro próximo si era feliz en toda la extensión de la palabra?. Si sólo eran unas ausencias mínimas y un dolor estúpido que dejaba de joder en un suspiro.

Se levantaba muy temprano y tenía todo el día por delante para hacer y deshacer como cambia una paloma en el vuelo. Los días se perfumaban de tierra mojada cuando llovía o el azul del cielo cubría sus pupilas tan intensas como su color favorito. Tenía dinero, tenía auto y hasta una moto, tenía la voluntad de seguir viviendo a pesar de aquella enfermedad que le recordaba un final para ese alguien que, se amaba y amaba cosas simples que quizá se perderían poco a poco...

A veces se asomaba al balcón de su espejo. Recorría su cuerpo desnudo con las costillas ya deformes pero la mirada intensa. Se guiñaba un ojo y paseaba por los parques, tomaba café en cafetería Aromas, iba al Corte Ingles y se compraba cualquier cosa con la ilusión de un niño...Cogía su moto y se iba a pasear a la sierra para ver la puesta de sol y allí, en silencio, respiraba aire sano y sentimientos que lo afianzaban a esta vida con la pena de estar solo, el hombre más solo del mundo...

Una mañana despertó y no sabía donde estaba y una pierna estaba dormida. Media hora después ya se ubicó y podía caminar. Sus pasos por la ciudad estaban llenos de preguntas sin respuesta y hasta tuvo miedo. Visitó a su médico y lloró a lágrima viva por su desdicha y el médico lo calmó, lo tranquilizó y le recetó más pastillas.

La Navidad se aproximaba con la sensibilidad a flor de piel. Llamó a los amigos y a los compeñeros de trabajo. a sus padres que no sabían que le pasaba y a sus dos hermanos. Todo el mundo se le volcaba en su valía personal y sólo el sabía que se estaba muriendo...

Aquella parálisis y aquellas ausencias se hacían más notorias. Aquella era una ciudad muy hermosa. Todavía caminaba con bastón, compraba fruta a la chica mas bonita de Cordoba y le dió por entrar en la Iglesia de San Nicolás. Allí hablaba con Dios de rodillas y con el rostro cubierto para que nadie lo viera llorar. Sobre las 1 tomaba unas copas de vino que es bueno para el alma cuando se busca consuelo....y dormía largas horas de siesta con la televisión encendida en el programa de Juán y Medio...

Pasó más el tiempo hasta comenzar a decir disparates. Cuando se daba cuenta se odiaba y se maldecía hasta caer rendido. Ya tenía un residencia para que lo cuidaran y se puso en manos de gente especializada que dicen cuidar enfermos...

Cerró su casa, cortó el gas, cortó la luz y el agua...Con una maleta fué a pedirun taxi y le pedía a Dios que se lo llevara cuanto antes mejor.

Sin mirar cruzó un paso de cebra y un claxon enbrutecedor lo atropelló en el centro de Córdoba. Antes de morir en los brazos de un policía nacional, miró al cielo y dió las gracias a Diós por haberle ofrecido la vida que le dió en el cuerpo que habitó...




lunes, 13 de noviembre de 2017

La ventura de Buscador




La vida se ve envuelta en acontecimientos que pueden ser buenos o malos. Muchas veces vivimos merced a lo que suceda, tan indefensos que no sabemos lo que nos ocurre...Pienso que nacemos con valores en los genes: con un potencial que no se si se pierde por momentos cuando crecemos para sacarlos a la luz de vez en cuando.

Sin duda quién vive en esta vida como mero espectador poco puede hacer en esta vida. El pensamiento es una cosa laboriosa que quizá comienza en el vientre de nuestra madre.

...y pasamos por esta vida con una educación impuesta por el gobierno y nuestros padres, por la sociedad y las cosas que aprendemos por nuestra cuenta. Pero a mi no me enseñaron qué era Alma, qué es corazón, qué es mente o razonamiento, cómo puedo ordenar mi cabeza si por aquel entonces era un analfabeto...

Nuestra cabeza es un músculo para ejercitar con voluntad de vivir. Sin duda creo que todo el mundo ha tenido experiencias maravillosas; experiencias que se perdieron a saber el por qué. Se ha insistido en recuperarlas y algunos lo consiguieron. El equilibrio de nuestra mente consiste en conquistar al corazón; sabio sin duda que no permite falsos argumentos antes de darse.

A lo largo de nuestra vida debemos demostrar nuestro valor, nobleza, sinceridad...y a veces cruzamos una frontera que nos da seguridad y madurez. En ella está nuestra verdad, nuestra independencia, nuestro afianzamiento a la vida para vivirla. Una canción de Radio Futura dice que "la vida en la frontera no espera, es todo lo que debes de saber...". Alcanzar una seguridad para una mejor vida es tan preciso como el comer.

En mi vida accidentada tuve la dicha de cruzar otra frontera. Quizá amiga a eso lo debes de llamar "alma". Quién la cruza descubre la sabiduría en toda su extensión y todo tiene una explicación sencilla. Uno se asoma al infinito del corazón cuando comprueba la maravilla de esta vida que Dios nos dió...Lo hice sólamente una vez pero me ha servido como un pilar que le da sentido a mi vida cotidiana.

Si me hablas de felicidad, he de decirte que existe a todas luces. Uno desfruta de lo sencillo, de cosas que diríamos tontas y simples, posee un sentimiento agradable que no lo deja a lo largo del día sin importarle que estés enfermo.

La mirada de mi corazón es amplia pero, me queda tanto que aprender que a veces soy adolescente. Mi corazón se resiste en ser conquistado y yo, pobre de mi, sigo soñando...




jueves, 9 de noviembre de 2017

Mamá







Hace nada has estado aqui. Hemos comentado del día y de las labores del campo pues ya llega la cosecha. Tan solo con verte la nariz sé cómo vienes y hoy estaba roja...a veces me rio con tu nariz porque cuando está roja de semáforo, algo importante te pasa.

Ya tengo 49 años desde este verano y tú cumplistes 75 hace nada. Cuando pones ojos de adolescente es que no sabes qué hacer y cuando impones, que Dios no acoja. Hace nada que papá murió con Chon y yo delante; nadie más. Cuando Dios organiza la muerte de un ser querido te garantizo que nada es casual y así sucedió el 1 de julio de 1916.

Pero papá si ha vivido y ha disfrutado con sus amigos y su campo, de nada nos faltó y ningún cuidado le faltó hasta su muerte. Al abuelo Domingo también lo cuidaste igual que a papa junto con las labores de la casa y de tu depresión que a veces asoma como los resfriados de Otoño. Siempre has estado al frente de la casa, del negocio familiar y de todo lo que surja cuando alguien en nuestra familia lo ha necesitado.

Ahora el cabeza de familia soy yo. Te he llevado de vacaciones a Torremolinos, te has apuntado a la escuela y haces cosas ahora que antes con papá no podías pero, la vida te debe mucho mas de lo que has hecho por nosotros...A veces lloras porque tu vida se fue para nosotros y yo sé muy bien esas ansias que tienes para aprender cosas que cultivan al espíritu...

Mi madre tiene silencios. Creo que algunos de ellos no los sabre pero, la primera perdedora de esta casa, ha sido ella con su sacrificio. Defectos tiene sin duda pero es porque jamás tuvo una educación para saber vivir y mi padre, tampoco en su vida,  quedó huerfano desde niño y fué rodando como un canto rodado.

La historia de este pais está grabada en nuestros padres. Pero las principales perdedoras en la mayoría de las familias, son las madres que se casaron con un sueño y encontraron un sacrificio donde muchas, muchas,  murieron sin darle un sabor a la esencia de su vida...

Hace nada mi madre ha estado aqui conmigo y a cada día, Buscador se parece a ella...




Cecilia








Hoy no se podría olvidar esta canción. Me ha acompañado desde niño y todavía la escucho.



miércoles, 8 de noviembre de 2017

Sin verla tampoco me vió



La pensaba mientras
me pensaba.
Yo estaba en el parque
pleno de hojas muertas.
Ella lejos de mi:
me lo dijo una adivina...

De su árbol voló una hoja
del mío otra igual.

Las dos en su vuelo se cruzaron
pero sin reconocerse.

Me lo dijo una adivina
que estaba en otro árbol cercano..