sábado, 17 de febrero de 2018

Allá donde estés, yo voy



En un roce la sensibilidad se desliza con su sencillez. Complicados somos cuando no hallamos una solución a algo que es tan simple como valioso...De un roce en el momento perfecto, la vida se nos abre como una flor. Soñamos con ese momento hasta perdernos y lo buscamos devaneándonos los sesos por alcanzar esa pureza. La vida sigue y no se detiene mientras vivamos. Buscamos momentos pasados para revivirlos hasta perdernos en una maraña por no salir del sueño... en un roce del alma, damos nuestra vida como si fuera un regalo de alguien muy especial. La sensibilidad fluye cuando lo magnífico se cruza en nuestras vidas; siembra en nuestro recuerdo cosas maravillosas que quisiéramos volverlas a revivir porque es algo tan nuestro y personal, que nuestro sentir encuentra una explicación en las profundidades. La sensibilidad va de puntillas por la vida y nosotros creamos redes enmarañadas por rescatar algo que es nuestro y se fué, a ninguna parte...



jueves, 15 de febrero de 2018

Alguien vive conmigo



Andamos por desconocidos que no se olvidan. Pasan por nuestra vida con un rostro sin nombre pero con voz quizá imaginada. Son desconocidos como tanta gente que se cruza con nosotros por las aceras pero que de alguna manera, nos llamó la atención...Aprendimos de ellos cosas inolvidables en la espera del autobus, en la consulta de un médico o en un ascensor. Son gente anónima que se nos prestaron unos minutos llenos de sensibilidad, con la magia de saber que esa persona desconocida nos dió algo que se impregna como si fuera el perfume en la piel para guardarla en un rinconcito. Siempre nos reodeamos de voces desconocidas con rostros enigmáticos que  una vez nos dieron algo en una ventana abierta de par en par al corazón. El mundo gira en su magia eterna y la magia nos la ofrece nuestro pensar ya que esa gente que quizá nunca veamos más nos puede acompañar en el día a día como el mejor amigo...siendo como somos perfectos desconocios en este mundo,  sólo se pueden comprender algunas cosas insustituibles que quizá mañana pueden ser erronas pero que nos ayudan a vivir por llevarlas en nosotros.



martes, 13 de febrero de 2018

Matilde



Allá donde voy, ella va conmigo hasta no saber si soy yo o ella. La vida nunca es fácil para una persona joven que se abre al mundo. Mamé de su pecho hasta sentir su corazón y de su palabra, nace mi recuerdo. Amplio es nuestro sentir cuando la sentimos en detalles de nuestra vida ordinaria y muy íntimas esas cosas que sin ella darse cuenta, fueron asimiladas gota a gota, grano a grano; respirando el mismo instante que ahora nace de mi recuerdo...Cuanto llorado en un sin vivir cuando las cosas no iban bién en la casa o cuando yo caí enfermo...y ella callada con secretos que aún lleva en su corazón pero yo, pobre de mí, que los sé...


Si de un suspiro
volara alto,
el hondo corazón
perdería peso....





martes, 6 de febrero de 2018

La Lágrima



Justo en el momento.

Cuando en la emoción
de la sencillez
de mi corazón
aflora la palabra y
además,
nace algo tan valioso
que jamás se esconde,
de mi mirada vuelve

 LA LÁGRIMA ...




lunes, 5 de febrero de 2018

Un café con este frío

 

El café se recolecta con tremendos esfuerzos para el campesino y además, está mal pagado....Disfrutar de tu pensar y sentirte bién contigo mismo en estos tiempos es un arte. Seguimos viviendo con lo que da nuestro trabajo y pensando a ser posible con sensibilidad e inteligencia. El aroma del café y sus efectos me envuelve mar adentro. A cada paso por Córdoba, el buén café me da un sentir. Mi mundo interior afrece a mis sentidos la oportunidad de ser mejor en cada cosa que hago, en cada cosa que siento. Paso a paso hablo con gentes diferentes y conocidos, a veces me llevo desengaños porque esto no son Los mundos de Yupi pero, tener esa voluntad de ser un poco amable, se agradece para recibir el nuevo día en Aromas...mi cafetería favorita.







Pobre de aquel que no escucha a su corazón por no recibir al amor. Jamás lo pudo indentificar en su soledad y pasaba la gente por las calles cogidos del brazo y besos en los labios...Pobre de ese soñador que no encuentra a su media naranja por estar pedido escuchando las maravillas del amor en otras bocas. Si pasaban los años en un pueblo envuelto en sueños de versos y no conocía el amor...Pobre del el, pobre de mí...



Rojo y anaranjado



De pequeño, siempre quise alcanzar la puesta de sol... bañarme en aquel colorido de tonos rojizos donde el horizonte, une la tierra con el cielo.
Todas las tardes eran diferentes y mágicas pero por más que anduviera, nunca llegué a alcanzar ningún atardecer. Para un niño inocente aquello era el fin del mundo y según se escuchaba en una canción, sólo el que era capaz de llegar al límite, sabría de primera mano lo que pasaría en el futuro. Aquel deseo era mi secreto y no comprendía porque la gente pasaba de largo sin apreciar aquel don del cielo.
Desde lo alto de la calle más empinada se divisaba el milagro veraniego. La brisa de la tarde lanzaba mi flequillo al viento y mi mirada, se perdía como el vuelo de una golondrina que vuela por encima de olivares. Todas las tardes lo mismo y yo, fiel a la cita. Aún hoy, mi mirada se vuelve a perder por el cielo de Andalucía y el 1.82, se queda en 1.10.
Mi empeño no tuvo descanso hasta que un día tuve la idea más tonta del mundo. ¿Cómo no se me ocurrió antes?¿Cómo no me di cuenta? . Pensé que si el atardecer siempre se colocaba a la misma hora en el mismo sitio, un tiempo antes pasaría por encima de mi cabeza hasta llegar al horizonte, traspasarlo , y ceder el puesto a la noche. Así que, horas antes del atardecer, mis ojos acechaban vigilantes el cielo por ver pasar aquella gama de tonos rojos y anaranjados. Pero todo sueño tiene su final y el mío lo puso mi abuela. Cuando me vio tan atento al cielo me pregunto que era lo que me pasaba y yo le dije mis intenciones. Ella se echo a reir y me dijo que el atardecer solo pasa en el horizonte...que no fuera tonto...Hoy, mi querida Valerie , me pregunto cuantas son las tonterías que pueblan nuestra cabeza ayudándonos a vivir...Nada más.